Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


COMENTARIO DE LA LECCIÓN 
I Trimestre de 2008 
"El discipulado" 

Lección 11 

(8 al 15de Marzo de 2008) 

Más lecciones en el discipulado 



Versículos propuestos para el estudio de esta semana: Mateo 14:22-23; Marcos 
4:36-41; 6:51, 52; Lucas 8:25; 24:37; Juan 6:19 



1. Lecciones en el Mar 

Dos versículos antes del episodio descripto en Marcos 4:36-41, la Biblia dice lo si- 
guiente: 

"Con muchas parábolas como éstas les hablaba la palabra, según podían oírla; 
y sin parábolas no les hablaba, sino que lo explicaba todo en privado a sus pro- 
pios discípulos" Marcos 4:33-34 (LBLA; destacado nuestro). 

Fijaos cómo Jesús no sólo hablaba en parábolas, sino que a los propios discípulos se 
las explicaba en privado. Ellos tenían o podían tener una comunión íntima con Jesús. 
Sin embargo, al final del episodio de la barca en la tempestad declaran: 

"Y se llenaron de gran temor, y se decían unos a otros: ¿Quién, pues, es éste que 
aun el viento y el mar le obedecen? Marcos 4:41 (LBLA; destacado nuestro) 

Los discípulos parece que aún no comprendían que Jesús, era el Cristo, el Hijo de 

Dios, y a la vez Dios con nosotros (Emmanuel). 

El viento y el mar sólo obedecen a Dios. 

"Entonces en su angustia clamaron al SEÑOR y B los sacó de sus aflicciones. 
Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron" Salmos 107:28-29 
(LBLA; destacado nuestro) 

NOTA: Nunca olvidéis que este milagro (como prácticamente todos los milagros en las 
Escrituras) tiene un fin no sólo de sanación, sino y sobre todas las cosas, de SALVA- 
CIÓN. Los milagros no son un fin en sí mismos, sino un medio para que el hombre 
reconozca la divinidad de Jesús, su poder salvador y su capacidad para perdonar y 
erradicar definitivamente el pecado de este mundo. 



2. La levadura de los fariseos 

El texto propuesto tiene sinópticos para su estudio (Mateo 16:1-12; Marcos 8:11-13; 
Lucas 12:54-56) 

Los fariseos y saduceos piden señales del cielo a Jesús. La pregunta fundamental es 
¿por qué Jesús no les ofrece o explica dicha señal, les llama hipócritas (Versícu- 
lo 3) y los deja allí donde estaban apartándose de ellos (Versículo 4)? 

Por la respuesta de Jesús podemos deducir que la señal que los fariseos y saduceos 
solicitan tiene que ver con las "señales de los tiempos" (Versículo 3), ¿no advertir- 
ía Jesús, en otros momentos, sobre algunas señales que sus discípulos deberían tener 
en cuenta? ¿Por qué se las niega a los fariseos y saduceos? 

Las respuestas a estas preguntas tienen dos aspectos claves: 

1. LAS MOTIVACIONES: El principal problema de los fariseos y saduceos eran sus 
INTENCIONES. La Biblia dice claramente que esta demanda de señales (ya sean 
milagros, o explicación del tiempo y de los acontecimientos actuales del momento) 
estaba motivada para TENTARLO (Versículo 1). En otras palabras, no había un 
espíritu sincero de conocimiento o acercamiento a Jesús, sino que la motivación 
(aún a pesar de las claras evidencias ya presentadas por Jesús) estaba centrada 
en hacer daño, en tentarle y desprestigiar su ministerio y misión en la tierra. 

2. LOS SEÑALES EVIDENTES: Probablemente las señales que pedían los fariseos y 
saduceos se correspondían con la comprensión de los tiempos actuales de la épo- 
ca. Es decir, el reconocimiento de la venida del Mesías en la persona de Jesús. Por 
ello Jesús les llama hipócritas, dado que estas evidencias estaban ante sus ojos 
pero ellos se negaban constantemente a reconocerlas. 

La motivación de tentarle unidas a las evidencias de que Jesús era el Mesías hac- 
ía de los fariseos y saduceos ante la solicitud de "señales del cielo", unos verdaderos 
hipócritas, que no sólo no querían señales (que ya habían visto incansablemente), sino 
que buscaban el descrédito de Jesús. 



3. Lecciones del temor 

3.1. ¿Qué diferencia existe, si es que hay alguna, entre el temor comentado por el 
autor de Escuela Sabática y el que aparece en 2 Corintios 7:1, Efesios 5:21 o Fili- 
penses2:12? 

"Por tanto, amados, teniendo estas promesas, limpiémonos de toda inmundicia de 
la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios" 2 Corintios 
7:10 (LBLA - destacado nuestro) 

"Sometiéndoos unos a otros en el temor de Cristo" Efesios 5:21 (LBLA) 

"Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor" Filipenses 2:12 (LBLA) 



3.2. ¿Cómo debe comprenderse entonces, 1 Juan 4:18? 

"En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porgue el 
temor involucra castigo, y el que teme no es hecho perfecto en el amor" 1 Juan 4:18 
(LBLA -destacado nuestro) 

3.3. En el Diccionario de la Real Academia Española, se dice del "temor a Dios" 
lo siguiente: 

"1. m. Miedo reverencial y respetuoso que se debe tener a Dios. Es uno de los do- 
nes del Espírítu Santo" (Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua). 

¿Qué piensas de esta definición? 



4. El discipulado y la testificación 

La Biblia no es un tratado apologético sobre la existencia de Dios. Las Escrituras 
muestran al verdadero Dios, sobreentendiendo que éste existe. Uno de los principales 
problemas que explican las Escrituras (estrechamente unida a la salvación del Hom- 
bre) es la adoración al verdadero y único Dios. Es decir, el problema de la idolatría 
presupone que entre la propuesta de "varios dioses", uno es el correcto, único y 
verdadero Dios. Lo demás son mentiras, engaños o falsificaciones. 

Sin embargo, en las Escrituras aparecen dos textos relativos a los que viven "sin Dios" 
(existen algunos otros textos que repiten esta idea). 

"El impío, en la altivez de su rostro, no busca a Dios . Todo su pensamiento es: No 
hay Dios". Salmos 10:4 (LBLA). 

"El necio ha dicho en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, han cometido 
hechos abominables; no hay quien haga el bien" Salmos 14:1 (LBLA) 

Y nos advierte: 

"Así dice el SEÑOR, el Rey de Israel, y su Redentor, el SEÑOR de los ejércitos:"Yo 
soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios" Isaías 44:6 (LBLA) 



mente (según la Biblia) en la creencia de un "dios" menor llámese, "su corazón", "su al- 
tivez de rostro", "sus pensamientos", o cualquier otro tipo de "idolatría" (dioses huma- 
nos, animales, naturales, de madera, de mármol o de oro). 

Por ello Dios mismo dice "fuera de mi no hay Dios". Es como si estuviera diciendo 
constantemente, "no hay nada que pueda reemplazar el lugar que yo debo tener 
en tu vida". 



Por lo demás, el ateo sólo necesita creer y comprender esta declaración, y entonces, 
automáticamente perderá la "a" de su autodenominación. Sólo Dios, a través del Espí- 
ritu Santo, por medio de nuestros testimonios (o cualquier otro medio, incluido el so- 
brenatural evidente), puede hacer que las personas pierdan la "a" del "a-teísmo". 



Blog EscuelaSabaticaASD 



RECURSOS ESCUELA SABÁTICA 

Rolando D. Chuquimia - rdchuquimia@ciudad.com. ar 

http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 

http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es 

Inscríbase para recibir recursos gratuitos para la Escuela S